miércoles, 14 de abril de 2010

24 horas en la vida de una mujer, Stefan Zweig


Resulta que todo el mundo es un experto en todo: literatura, historia, sociología y psicología... Cualquier cosa, con tal de llevarse la pelota a su campo. Pues bien, yo no me meto en esas ciénagas, llenas de críticas gratuitas e inútiles, sólo intentaré ser objetivo con respecto a este fantástico libro que leí hace ya un tiempo.
Puede que Veinticuatro horas en la vida de una mujer no sea una obra de arte revolucionaria, pero está a la altura de las novelas de Murakami, Oates o cualquiera de esos escritores de esas escasas esferas con más o igual arte que afán de ventas. No digo que el autor no tenga libros mejores (para gustos, los libros), pero creo que éste ha sido injustamente relegado a un segundo plano por "la crítica".

Por un lado, Zweig aborda la psicología femenina con gran destreza, contando una historia simple en pocas palabras, eso sí, bien elegidas tanto por la claridad como por la calidad... que no es poco. Por otro, realiza una excepcional crítica social sin pretender convencer a nadie; tanto por el golpe de efecto que les da a los roles sexuales establecidos de la época, proponiendo actitudes típicamente masculinas a mujeres, pero sin perderse en momentos eróticos ya vistos y revistos en mil sitios; como por el gran atractivo con el que nos presenta la ludopatía al achacarla, no a un hombre de un sector marginal de la sociedad, sino a un joven de gran intelecto, atractivo y adinerado.

¿Conclusión del argumento? La tentación vive en todos y cada uno de nosotros, llámese juego, sexo o X, y puede cambiarte la vida en tan sólo 24 horas...

Zeta Ibarzo.

4 comentarios:

Hella dijo...

Muy bueno, sí, creo que me lo leeré. ¡Os sigo!

Demente dijo...

Ya nos dirás qué te ha parecido :) Saludos!

Fernando dijo...

Me entusiasmó de principio a fin. Un compendio de cómo contar una vida entera en pocas páginas. Un ejemplo de cómo no es necesario escribir 400 ó 500 páginas para crear una magnífica novela.
Talento y sensibilidad.
Hay que agradecer enormemente a Acantilado la labor de rescatar a enormes escritores como Zweig. Si no es impertinencia, recomiendo también La impaciencia del corazón o Mendel el de los libros (éste es otro opúsculo magistral), aparte de sus otras obras más conocidas.
Un saludo admirado.

Demente dijo...

Al contrario, ¡¡Recomienda, recomienda!!

Otra editorial fantástica es Valdemar :D, es de donde he sacado todos los libros de Hodgson, Bierce...

Saludos!